Seguidores

Too much love will kill you

Las heridas se curan, de eso no tengo duda alguna; el dolor es cada vez más leve y de repente un dia volves a reir y los espasmos de pena desaparecen de las 24hs diarias, los blogs se llenan de palabras lindas y esperanza. Pero las marcas quedan, generalmente en lugares más visibles de lo esperado. El pasado y sus cicatrices no se borran ni con cirujias esteticas, y por más que estes con esta persona que no tiene nada que ver con el asesino emocional anterior siempre queda, también, el miedo a que los sentimientos oscuros vuelvan para, otra vez, destruirte.
Y él, que es siempre perfecto. No se le acaba la paciencia, no se le acaba el amor, me cuida, me da todo el cariño que necesito (y mas), y siempre tiene unas ganas insaciables de estar pegado a mi y a nuestro hijo. Y me encanta, me vuelve loca, me derrite, pero a veces suena tan increible que se torna imposible. Demasiado bueno para ser cierto, en otras palabras. Ahora volvemos al miedo, miedo de que o yo soy una tarada cagona de mierda que no se anima a confiar en nadie más, o vos sos otro engaño esperando a mi peor momento para saltar a la luz como un fraude (lo cual lo veo tecnicamente en imposible porque si en mas de medio año nunca diste ni señales, supongo que sos tan real como las noches de pelicula).
Lamento la comparación honey, pero esto del ultimo mes me pone loca. Sumado a mi locura de siempre, todos los trabajos practicos que tengo que hacer, los examenes, recibirme, tener un bebe, etc.
Noviembre sos un imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

banner

banner